Más de 20 ideas para poder ahorrar – Finanzas
11.5.2018 Artículos y enlaces de interés Sí, has leído bien, en esta entrada te facilitamos más de 20 maneras para que consigas ahorrar de una vez. Existen muchas ideas originales para ello: juegos, actividades de grupo, retos, etc. Llevarlas a cabo no solo da mucha satisfacción, sino que además supone un alivio para las finanzas …

11.5.2018

Artículos y enlaces de interés

Sí, has leído bien, en esta entrada te facilitamos más de 20 maneras para que consigas ahorrar de una vez. Existen muchas ideas originales para ello: juegos, actividades de grupo, retos, etc. Llevarlas a cabo no solo da mucha satisfacción, sino que además supone un alivio para las finanzas personales.
Además de tener la clásica hucha para meter las monedas sueltas que tengamos o trasferir cierta cantidad de dinero a una cuenta destinada exclusivamente para el ahorro hay otras formas de ahorrar:
1) Preparar un presupuesto: Siempre será el punto de partida. Deberemos ser conscientes del dinero que ingresamos y del que gastamos, además es la manera más eficaz para sacar todo el partido al dinero sea cual sea nuestra situación financiera. Para poder ahorrar y mantener un presupuesto, la clave está en priorizar, ya que para poder ahorrar algo todos los meses necesitas saber cuáles son los gastos que puedes controlar con más facilidad. Así que para ello recomendamos que os leáis el apartado de presupuesto dentro del material teórico del Ahorro y os facilitamos el modelo de presupuesto personal y familiar  dentro de las herramientas que ofrece Finança’t.
2) Pagarnos primero a nosotros mismos: Destinar todos los meses una parte de los ingresos al ahorro, una parte para nosotros. Preferiblemente si se realiza a principio de mes, y lo que nos sobre es para gastos.
3) Meter dinero en sobres: Puede que haya sonado un poco mal, pero no se trata de ningún fraude ni corrupción. Simplemente se trata de, en lugar de ir constantemente al cajero, saquemos dinero solo una vez a la semana o al mes e ir distribuyendo el dinero en sobres para así limitar nuestro consumo; un sobre para el supermercado, un sobre para salir a cenar, un sobre para comprarse ropa, etc. Cuando se vacíe el sobre, se acabó el dinero.
4) Cambiarse a la marca blanca: Muchas veces los productos de marca blanca son iguales a los de marca, y lo mismo ocurre con los medicamentos genéricos. Dejemos de malgastar el dinero.
5) Anotar nuestras metas financieras: Si no sabes a dónde ir, difícilmente podrás elegir el mejor camino, así que si no sabemos para qué ahorramos ¿por qué deberíamos hacerlo? Recomendamos que os leáis el apartado de objetivos financieros dentro del material teórico del Ahorro.
6) Adoptar la mentalidad de un ahorrador: Comprarse un libro que hable de ahorro para aprender nuevos trucos, inspirarse para afrontar las metas que nos hemos propuesto y adoptar la mentalidad adecuada. En Finança’t elaboramos una entrada con motivo del día del libro donde sugeríamos algunos libros para ayudarnos en nuestra economía personal.
7) Vaciar el maletero: Lo mejor sería moverse en transporte público, pero si nos vemos obligados a desplazarnos con nuestro vehículo recomendamos vaciar el maletero. Cuanto más peso transportemos, más combustible gastaremos. Mantener una presión adecuada también nos ayudará a ahorrar.
8) Comprar de manera racional e inteligente: Que estemos en modo ahorro no significa que no nos podamos dar un capricho. Deberemos fijarnos qué momento del año es el mejor para comprar cada producto, desde tecnología y ropa hasta un coche.
9) Aprovecharse de los descuentos: Podemos descargarnos alguna aplicación de descuentos para nuestra ciudad, no salir a cenar sin mirar antes las ofertas en páginas web de descuentos o cuando compremos productos online poner la alerta de que nos avise cuando baje de precio.
10) Eliminar los malos hábitos: Ya sea los gastos hormiga o fumar. (Gastos hormiga: son pequeños gastos que realizamos y no nos damos cuenta, pero a la larga salen caros. Por ejemplo, gastos hormiga son: los cafés que nos tomamos fuera de casa, el tabaco, las botellas de agua que compramos, etc.)
Si por ejemplo nos tomamos dos cafés diarios de lunes a viernes en el bar enfrente del trabajo y cada uno cuesta 1€, resulta que a final de mes nos hemos gastado 40€ al mes en café, pudiendo haberlo hecho en casa y llevarlo al trabajo. En ese momento 1€ nos parece insignificante, pero si es un gasto reiterado puede llegar a ser un gran gasto.
11) Ahorrarse el abono al gimnasio: Podemos probar a mantenernos en forma sin pagar el abono al gimnasio: hacerlo en casa o salir al parque.
12) Reducir facturas: No dejarse las luces encendidas, ni el grifo abierto, ni tener la calefacción o aire acondicionado encendido a todas horas. Incluso cambiar las bombillas puede hacernos ahorrar.
13) Preparar el menú semanal: Planear que vamos a comer durante la semana sabiendo los ingredientes que tenemos nos puede facilitar cocinar y no caer en la tentación de pedir comida a domicilio. Además, nos permite aprovechar al máximo los alimentos que tenemos y poder llevarnos la comida fuera de casa.
14) Evitar comprar de manera impulsiva: Espera al menos 24 horas para realizar cualquier compra que no tuvieras prevista, así se reduce el impulso. Pasado ese tiempo lo más probable es que ya no desees hacer esa compra innecesaria, la reflexión precede a las buenas decisiones.
15) Preparar planes gratuitos por nuestra ciudad o alrededores: Permanece atento a redes sociales y demás publicidad para poder entrar gratis a un museo, concierto, o algún que otro evento cultural. Piensa en planes que puedas hacer si gastarte dinero, como un picnic. Ahorrar dinero no supone siempre quedarse en casa.
16) Evitar endeudarse: Algunas deudas son inevitables. Por ejemplo, solo las personas muy adineradas tienen los medios suficientes para comprar una casa en un único pago, mientras que millones de personas lo hacen por medio de préstamos que pagan gradualmente.
No obstante, si puedes evitar las deudas, hazlo. Pagar una suma de dinero por adelantado siempre será más barato a largo plazo que pagar un préstamo equivalente cuyos intereses se acumulan con el tiempo. Y solo hay una cosa peor que endeudarse, sobre endeudarse, es decir, endeudarnos por encima de nuestras posibilidades. Por ello es muy importante saber hasta que cantidades podemos endeudarnos, y es conveniente conocer nuestra capacidad de pago y de endeudamiento. Si queréis saberlo recomendamos que os leáis el apartado de aspectos a considerar antes de la formalización dentro del material teórico de la Financiación.
17) Comprar al por mayor: Las compras al por mayor suponen descuentos interesantes, pero hay que comprar una cantidad determinada a cambio. Podemos juntarnos entre amigos y familiares para realizar compras juntos, todos se benefician y los gastos de envío se reparten entre todos.
18) Intercambiar cosas: Siempre hay una persona que tiene algo que otra necesita y viceversa, y lo mejor de todo es que las tecnologías nos permiten facilitar este tipo de intercambios. Existen diferentes aplicaciones con las que podemos solucionar esta necesidad: Byta, Swaap, Obsso, YuMe o Cámbialo. Con este tipo de iniciativas, se consigue contribuir a una economía más colaborativa y sostenible, con un ahorro considerable.
19) Desafiarse: Podemos plantear el ahorro como un desafío entre los miembros de la familia, o entre amigos o incluso entre compañeros de trabajo y sentar las bases como si de un juego se tratara. Establecer un período de tiempo, escribir la cantidad que se desee ahorrar (individual o colectiva) y nombrar a alguien como administrador para que haga de árbitro. Se puede conseguir a través de huchas virtuales, abrir una nueva cuenta de ahorro e ir realizando transferencias o la más tradicional de todas, llenar una hucha.
Retos hay muchos, e incluso podemos crear nosotros de nuevos, podemos probar con el reto de las 52 semanas que nos permitirá ahorrar 1.378€ en un año o el reto de los 30 días que nos concede ahorrar lo que queramos.

  • El reto de las 52 semanas: Se trata de ahorrar cada semana el número de euros de la semana en la que estamos. Es decir:
    • La semana 1 ahorramos un euro.
    • La semana 2 ahorramos dos euros.
    • …………………..
    • La semana 22 ahorramos 22 euros.
      Y así sucesivamente. Al cabo de 52 semanas habremos conseguido ahorrar 1378 euros. Cómo ves es bien sencillo. Podemos empezar ahorrando 1 euro la primera semana o hacerlo a la inversa, o sea ahorrando 52 euros la primera semana, 51 la segunda y así sucesivamente. De esta forma al principio que es cuando más ilusión tenemos nos esforzaremos un poco más y al final, aunque surjan imprevistos nos costará mucho menos acabarlo al ser una cantidad menor.
  • El reto de los 30 días: Podemos establecernos el ahorro que nosotros deseemos, siempre que sea razonable, pero vamos a proponer como en el caso anterior ir ahorrando, pero en vez de por numero de semanas por número de día, es decir, sería ahorrar 1 euro el primer día del mes, 2 euros el segundo, 3 euros el tercero y así sucesivamente hasta ahorrar 30 euros (o 31) el último día del mes. Esta estrategia tan simple, bien ejecutada, nos permitirá ahorrar 465 euros en un mes.

20) Zero Dollar Day: Se trata de una práctica muy popular en los Estados Unidos, la finalidad es no gastar ni un solo dólar en todo un día, para nosotros sería ningún euro. Hay personas que optan por hacer planes gratuitos y hay otros que prefieren quedarse en casa evitando tentaciones.
21) Pulsera electrónica: Existe una pulsera que da pequeñas descargar eléctricas (entre 17 a 340 voltios) cada vez que la persona gasta de más. A través de una plataforma virtual que se conecta a nuestra cuenta bancaria donde nosotros especificamos el presupuesto a gastar. La pulsera se denomina Pavlok y cuesta entre 129 y 229 dólares, pero, si nuestra meta es ahorrar, ¿realmente es un gasto necesario?

Guardar dinero para cumplir con las metas de cada uno no tiene por qué ser aburrido.


Source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *