Tarifas de luz para el autoconsumo con placas solares
El aprovechamiento de los recursos para la energía solar se instala cada vez en más hogares y contribuye a notables ahorros en las facturas de luz y gas, además de contribuir a un medio ambiente más sano y libre de emisiones nocivas. ¿Qué es el autoconsumo? El sistema de autoconsumo se define como un modelo …

El aprovechamiento de los recursos para la energía solar se instala cada vez en más hogares y contribuye a notables ahorros en las facturas de luz y gas, además de contribuir a un medio ambiente más sano y libre de emisiones nocivas.

  • ¿Qué es el autoconsumo?

El sistema de autoconsumo se define como un modelo ecológico que impulsa las energías renovables mediante la reducción de la dependencia al consumo por parte del cliente, que llega a experimentar una reducción de hasta el 30% en la factura eléctrica a largo plazo. Se trata de un tipo de consumo destinada a proporcionar energía que extrae desde recursos naturales y renovables, como el Sol, el aire o el agua.

Las placas solares corresponden a un tipo de autoconsumo, puesto que a través de la radiación solar que recogen los paneles, transforman esa energía en consumo de luz, gas, agua y calefacción, de manera que no se precisan carburantes ni depender de calderas o bombonas que puedan averiarse o causar graves problemas.

Así, el propio consumidor se beneficia de un ahorro energético, así como, en consecuencia, de un notable disminución en el recibo eléctrico. Por otro lado, consta de un sistema limpio que beneficia y respeta el medio ambiente.

Una de las características más singulares del autoconsumo es el esquema del que se compone, pues es capaz de generar energía centralizada y unidireccional. El sistema tampoco precisa una instalación complicada, pese a que es mejor contactar con un profesional que se encargue del montaje y cuidado. Si bien es cierto que cada tanto deben pasar controles de seguridad, para prevenir futuros inconvenientes que puedan costar caro, no no precisan tantas medidas de control como otros dispositivos eléctricos.

  • ¿Y si quiero dejar de consumir esta energía?

En este caso, atendiendo a las diferentes necesidades y preferencias de los usuarios, las empresas disponen de una variedad de tarifas para dar de alta la luz en la vivienda en el caso de que se quiera volver al sistema de energía tradicional, ya que este tipo de fuentes energéticas no precisan de ningún tipo de instalación previa ni trastocan las anteriores montajes previos.

En este sentido, si la preocupación procede por el hecho de haber adquirido una vivienda que tiene una instalación fotovoltaica que no deseamos usar, podemos desactivarlas y cambiar la titularidad de la luz con total normalidad, puesto que el servicio eléctrico corriente sigue en funcionamiento.

El consumidor siempre se puede volver al autoconsumo de manera automática sin necesidad de realizar ningún trámite adicional. No obstante, el mercado dispone en la actualidad de otro tipo de fuentes que proporcionan energía limpia y que economiza los recursos y el dinero, de tal manera que se puede seguir ahorrando sin necesidad de dañar el planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *